DERECHOS DE AUTOR

Todos los textos,fotografías,topografías,dibujos, etc. publicados en este Blog, son propiedad de los autores y no se permite ningún tipo de reproducción, copia o publicación total o parcial de los mismos por ningún medio gráfico o informático sin el permiso escrito del autor o autores, siendo de aplicación lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril sobre la Propiedad Intelectual.

ACTIVIDADES DE MONTAÑA

ASCENSIÓN AL GRAN FAXA (3.005 m.)


El pasado día 9 de julio Antonio Sánchez y Gonzalo González ascendieron al la cima de La Gran Faxa por la ruta de Panticosa.

Saliendo por detrás  del refugio de Casa de Piedra, se sigue el trazado del GR.11 hasta alcanzar los Ibones de Bachimaña.

Bordeando el Ibón Alto de Bachimaña, y dejando a la izquierda el camino a los Ibones Azules, se asciende a los Ibones de Pecico por un camino bien señalizado. Desde el Ibón bajo de Pecico se asciende a la derecha hacia el collado de  Marcadau, pasando al lado francés para dirigirnos al collado de La Facha por el camino que viene del refugio de  Wallon.


Desde el collado giramos a la izquierda para atacar la arista de La Facha hasta la cumbre.


Nos  vigilan


Nuevo refugio de Bachimaña

Otro acompañante


Arista de La Facha

En la cumbre

Gran Facha y Collado de Pecico









MONCAYO (Por Cueva de Ágreda)
10 de julio de 2011

El Moncayo constituye la frontera natural entre Aragón y Castilla y forma parte de la Cordillera Ibérica y con sus 2.316 m de altitud es su máxima cumbre. Parece que el nombre proviene del latín "Mons caius" Monte Cano debido al aspecto de venerable "cabeza cana" que representa su cumbre cubierta por la nieve.

El macizo consta de tres cumbres que superan los 2.000 m. Peña Negra de 2.118 m., el propio Moncayo o San Miguel, con 2.316 m. y el Lobera de 2.226 m.

Elegimos el ascenso por la vertiente soriana, iniciando la marcha en Cueva de Ágreda (1.313 m.). Pasado el pueblo con dirección a Beratón se encuentra a la izquierda una pista, con un poste indicador que nos marca el principio de la marcha.

Una pista, con marcas blancas y rojas ya que corresponde al GR 86 nos conduce hasta el río Trasmoncayo que seguiremos en todo su recorrido.


Dejamos a la derecha un puente por el que sigue la pista y seguimos por un sendero que nos conduce al final el bosque, divisando a la izquierda el Collado de Castilla y a la derecha las cumbres del Lobera y Peña Negra.

El camino hace un giro a la derecha y dejamos a la izquierda las surgencias del río, subiendo por el Bco. del Colladillo hasta  el collado que une el pico del Moncayo con el Lobera, y girando a la izquierda alcanzamos la cumbre situada a 2.316 m.








El fuerte viento del norte y las nubes bajas que se encuentran situadas en la vertiente aragonesa hacen incomoda la estancia en la cumbre.

  










ASCENSIÓN AL MONTE TOUBKAL
Ficha técnica.
  • Situación: Marruecos, Alto Atlas occidental.
  • Altitud: 4167 metros.
  • Componentes: Fina López, Mónica López, Ángel Daroca, Antonio Zorzano; del Grupo Espeleológico de  Cameros, y George Estrade de Federación Francesa de Montaña.
  • Fechas: 2 al  8 de Agosto de 2010
El macizo del Atlas y entre sus cumbres, de la máxima altura, el Toubkal, constituyó para nosotros un motivo de atracción por varias causas: alcanzar un cuatromil, sin apenas dificultades técnicas (en agosto apenas hay nieve), el tiempo es bastante agradable, la proximidad a nuestro país, la posibilidad de conocer otros pueblos y culturas, además del factor económico que puede resultar, en comparación con Alpes o Pirineos Franceses.
            En la zona hablan el marroquí, dialectos bereberes, francés,  algo de inglés y de español, suficiente, como para poder entenderse con relativa facilidad.
            La aproximación y ascensión a la cumbre puede realizarse en tres jornadas desde  la localidad de Imlil, pero con el fin de cubrir eventualidades, planificamos disponer de una semana para los desplazamientos y las actividades de montaña. Una vez desarrolladas éstas, dispusimos de tiempo suficiente para conocer las ciudades de Marrakech,  y Essaouira; en la costa atlántica, bellísimas de indispensable visita.
DIA 2: Logroño-Madrid- Marrakech-Imlil
            Aprovechando que una línea de autobús Logroño-Madrid, hace parada en la T-4 del Aeropuerto de Barajas, pudimos enlazar con el Vuelo a Marrakech, viaje corto y barato. Las diligencias aduaneras en el Aeropuerto de Menara son lentas, no obstante pudimos contratar un vehículo que nos llevó a través de una carretera muy bacheada, y con innumerables curvas, sobre profundos barrancos, hasta Imlil (1740 m), en el corazón del Atlas, punto de partida para la ascensión a nuestro objetivo, el Toubkal, que se erguía majestuoso y desafiante en la lejanía hacia el sur.
            El refugio es una amplia casa de piedra, con jardín, situada en el centro del pueblo, bien atendido. Pertenece al Club Alpino Francés, de Casablanca. Imlil, es una localidad muy viva y bulliciosa, típica del pueblo bereber, habitantes de los valles y montañas del Atlas, simpáticos y hospitalarios con gran  movimiento de mercados. Final de recorrido de los automóviles que conectan con las ciudades del norte.
            A partir de aquí, la aproximación a las montañas hay que hacerla a pie. Es muy recomendable, alquilar mulas, como así lo hicimos, para subir las pesadas mochilas, hasta el refugio Netler, punto de ataque al Toubkal.


DIA 3: Imlil a Refugio Netler. (3207m)
            Se realiza la aproximación al Refugio Base de la cumbre ganando un desnivel de 1457 m, a través de un bello y variopinto paisaje, con algún núcleo habitado como Aremd, localizado junto a un ancho y pedregoso cauce  y rodeado de grandes castaños. A partir de aquí, el camino se estrecha y gana rápidamente altura, desde el luminoso valle de Oued Rhiaria hasta el monasterio de Sidi Chamharouch (2310 m), en la embocadura de un barranco donde el río que baja de la base del Toubkal, se precipita formando bellas cascadas. El enclave es destino de muchas peregrinaciones y ofrendas de los pueblos del entorno. A partir de aquí el camino asciende en zig-zag, cómodamente por un amplio valle, dejando el torrente profundo y hundido, y ganando paulatinamente en altura, bajo el pico de Aguelzim. La vista hacia el sur es magnífica, recreándose sobre el trayecto que acabamos de recorrer. Hacia el norte, siguiendo nuestro camino vislumbramos, en el horizonte, el refugio, entre las cumbres del Tadat y el Afekoï, enclave muy acogedor. La vegetación es pobre, compuesta de espinos y algún arbusto; el resto pura roca. La constitución del entorno es de característico tono rojizo.
            Ya en el refugio, parada y noche. Resulta muy recomendable para hacer la correcta aclimatación. Desde la altura, hacia el valle, el paisaje es magnífico. Las jaimascuatromiles  nos rodean y se desata una estruendosa e inquietante tormenta.
DIA 4: Refugio Netler- Cumbre del  Djebel Toubkal. (4.167 m )
            El desnivel es de 960 m, no es considerable, pero a todos nosotros nos embarga la preocupación del efecto de la altura sobre el organismo, ya que nunca nos habíamos enfrentado a un cuatromil.
            El día amaneció despejado, un cielo azul radiante nos iba a acompañar en la ascensión. Desde el refugio se apreciaba una desafiante canal muy empinada, de gigantescas dimensiones que debíamos afrontar en dirección a la cumbre.
            La ascensión la hicimos cada uno de nosotros a su propio ritmo. Pronto tanto Mónica como George marcaron el suyo, distanciándose progresivamente, y perdiéndoles de inmediato de vista entre el impresionante caos de bloques de piedra que constituyen la primera parte del recorrido. Posteriormente Fina, quién con un ritmo algo más lento, adoptó una posición intermedia y posteriormente Ángel y Antonio (a cámara lenta), realizábamos el ascenso.  
Uno de los aspectos fundamentales para no ser afectados por el temido Mal de Altura, consiste en adoptar un ritmo muy lento en la ascensión e ingerir bastantes líquidos. Enseguida nos cruzamos con otros montañeros que regresaban prematuramente afectados por la altura, con signos inequívocos: palidez, desfallecimiento y vómitos. Otros grupos, descansaban tumbados, fatigados en algunas laderas. Nuestra marcha continuaba muy lenta, pero firme. De vez en cuando se nota cierta flojera en los músculos, que con un breve descanso recuperábamos de inmediato. El agua que bebíamos daba la sensación de quedarse retenida y fría, en las paredes del estómago.
La gran canal, giraba a la izquierda, y posteriormente arañaba las laderas de un amplio circo. Continuamos el camino muy lentamente, algunas cabras pequeñas de pelo blanco triscaban por los espinos, (3500 m…3800 m…) A nuestros compañeros, hacia un buen rato que los habíamos perdido de vista. Por fin alcanzamos el collado, el Tizi n’ Toubkal, casi a 4000 metros, desde el cual, al alcance de la mano, teníamos el Toubkal Oeste (4030m) y las impresionantes cumbres del Ras Ouanoukrim (4083m) y el Timesguida (4089m).
Desde el collado se adivina al fondo la planicie infinita del Sahara y los escarpes de la cumbre, a la que se accede por un bien trazado camino teniendo la pirámide metálica que marca el punto de máxima altura. Lentamente, sin perder ritmo, llegamos a ella, al TOUBKAL, donde nos fundimos en un emotivo abrazo con el resto de los compañeros.
¡¡¡Inolvidable  momento, gran  vivencia montañera. Alegría desbordante.!!!
El aire a esta altura resulta muy fino. A pesar de que el cielo se presentaba libre de nubes, y ser las once de la mañana, el sol apenas calienta y conviene enfundarse los anoraks.
El paisaje es bellísimo. Hacia el norte se apreciaba Imlil, Marrakech, las llanuras litorales y la costa atlántica; al sur, entre calimas, el desierto, magnificas perspectivas desde el techo del Atlas.
¡¡¡Euforia en la cumbre. Fotos con la bandera y brindis por el cuatromil.  !!!
El descenso es impresionante. Al fondo como si de un embudo se tratara se acierta a vislumbrar una manchita roja que resulta ser el techo del refugio al que regresamos para disfrutar del merecido descanso. Con el descenso, vamos recuperando la normalidad en el organismo, algo afectado por la altura. La noche cae en el Netler y las luces de las jaimas destacan en el valle.
DIAS 5, 6 Y 7: Regreso a la civilización.
Tuvimos tiempo para disfrutar a fondo de Marrakech, perla del Sur, centro histórico de Marruecos, antigua capital de los Almorávides, su medina Patrimonio de la Humanidad, mezquitas, la Koutubia, la Plaza Jemaa-el-Fna, la madraza Ben- Joussuf, las callejuelas serpenteantes de los zocos, fuentes y naranjos en los recoletos patios de sus casas…
Cerca de Marrakech en la costa atlántica Essauira, nos reservaba la última gran sorpresa del viaje a Marruecos, ciudad fortificada, puerto de pescadores, miles de gaviotas sobrevolando sus blancas casas, la antigua Mogador, famosa por la fabricación de púrpura en la época romana, cruce de culturas y Ciudad de las Artes; Patrimonio de la Humanidad. El cielo, estaba volviéndose gris, chispeante bruma, oscuro y plomizo. Nos descargó al despedirnos una gran tormenta. 
            DIA 8: Marrakech-Madrid- Logroño
            Repetición de los lentos trámites aduaneros. Vuelo a Madrid. Nuestro montañero francés Georges, enlazó en Barajas, un vuelo directo a  Nantes.
            De regreso a casa, comenzamos a  soñar y planificar nuevos viajes, nuevas cumbres y nuevos desafíos, como el que acabábamos de lograr, integrales, completos, y vivencias que permanecerán para siempre en el recuerdo. 













ASCENSIÓN AL BISAURÍN (2.670 m.)
6 de febrero de 2011


El pasado sábado día 5 de febrero, el grupo formado por Iván Ruiz, Antonio Sánchez, Gonzalo González y Juan Armendáriz, nos dirigimos al refugio de Lizara con la intención de ascender al BISAURÍN al día siguiente.
Nos levantamos a las 7 h. para, después de de desayunar, iniciar el camino sobre las 8h. Los cálculos no salieron bien y salimos del refugio con dirección al collado del Foratón sobre las 9 h.
El tiempo esplendido. Cielo despejado, sin viento y temperatura buena.
No encontramos nieve hasta alcanzar la subida al collado, que ascendemos sin dificultad. Una vez arriba hacemos un pequeña parada para contemplar la panorámica.
Vemos que la pala del Bisaurín si que tiene nieve, por lo que nos calzamos los crampones e iniciamos el ascenso a la cumbre.
El ascenso se nos hace más penoso de lo que esperábamos pero al final alcanzamos la cumbre, pudiendo admirar el paisaje que se divisa desde ella.






Por el norte, al fondo, el Anie, la Mesa de los Tres Reyes, el Petrechema. Al oeste el Castillo de Acher, el Monte Ory. El este el Midi d'Ossau, el Balaitús, los Infiernos. Al sur el Moncayo y al sur oeste el San Lorenzo y la Mesa de Cebollera.
Después de un pequeño refrigerio, iniciamos el descenso de regreso por el mismo camino hacia el refugio.


























SENDERISMO POR CAMEROS
Ortigosa - Villoslada - Ortigosa 27,2 Km.


El pasado domingo realizamos una marcha siguiendo el recién homologado sendero GR 190 Altos Valles Ibéricos.
Salimos de Ortigosa de Cameros cruzando el viaducto que conduce a la Iglesia de San Martín ascendiendo por las calles de Solano y Subida al Castillo, para seguir por el enlace de los senderos GR 93 y GR 190.
Desde el Barrio del Castillo se sigue una pista que desciende hacia el barranco de Rioseco. Seguimos las marcas del GR hasta Canto Hincado.
En Canto Hincado enlazamos con el GR 190 con dirección a Villoslada de Cameros.
Seguimos la pista hasta Collado Mohino donde se gira a la izquierda, atravesando una valla por un paso de escalera. Sin perder altura nos adentramos en un pinar para llegar a la Solana de Viciercas. La senda asciende suavemente hasta encontrar oto paso de escalera, y continuando hasta un pequeño collado donde se encuentra una pista que nos conduce al paraje de San Cristobal donde se encuentra una estela romana. Desde este punto ya se ve Villoslada. El camino desciende paralelo a la alambrada, girando a la izquierda, después de un salegar, llegando al Arroyo del Maguillo que nos conduce hasta Villoslada.
Salimos de Villoslada por la parte alta del pueblo, pasando por la ermita de San Miguel y siguiendo el camino del cementerio encontramos el enlace con el GR-93 en el lugar conocido por el Despoblado del Hoyo.
Seguimos por el GR-93 hasta Ortigosa pasando por Peñaloscintos.


VÉRTICE DE ANAYET

 El pasado domingo día 15, salí de Logroño a las 7,15 h. con la intención de ascender al VÉRTICE DE ANAYET por el Corral de Mulas.1.625 m.
Sobre la 9,45 h. aparqué el vehículo en el aparcamiento de Corral de Mulas, en el término de Formigal.
Del Corral de Mulas hay que dirigirse hacia la estación de esquí de Anayet. En verano se encuentra cerrada la pista de acceso, por lo que hay que recorrer los casi 3 km. a pie.
Saliendo de la estación con dirección 270º se encuentra una señal que indica el camino a los Ibones de Anayet, con un tiempo estimado de 1,55 h. Durante todo el recorrido se siguen las señales del GR-11.
El camino se adentra en el barranco y va ascendiendo de forma suave viendo a la derecha La Punta de La garganta y a la izquierda el Pico Culivillas y los Arroyeras.
Al llegar al fondo del barranco, la subida se hace más fuerte, hasta alcanzar la plataforma donde se encuentran los Ibones.
Aparece el majestuoso Pico de Anayet y a la izquierda el objetivo de la excursión, el Vértice de Anayet.
Un marcado camino conduce hacia una evidente canal por donde se asciende de forma fácil al collado de Anayet. 2.404 m.
Las vistas se amplían con una magnifica perspectiva de los picos de los alrededores. Hacia el sur, Los Infiernos, Garmo Negro. Mas al este el majestuoso Balaitus. Mas cercano se ve el Midi d'Ossau.
Del collado hay que dirigirse a la izquierda siguiendo la fácil cresta que culmina en el Vértice. 2.559 m.




TRAVESÍA DE CEBOLLERA


La actividad se inicia en Puente Ra, dejando el vehículo en la explanada que se encuentra unos metros antes de llegar al final de la zona autorizada para la circulación de vehículos, y en donde veremos a nuestra derecha un cortafuegos con una pista ascendente.
Seguir el arroyo de Puente Ra en dirección a las cascadas.Una vez pasadas se llega a una confluencia, en donde se debe cruzar el arroyo.
Se sigue hacia el sur por un sendero balizado con hitos de piedras, que asciende suavemente pero de forma constante, a través del bosque. Encontramos unos claros en donde se observan unas ruinas de lo que podrían haber sido unas majadas y enlazamos con la pista que circunda Cebollera.
Siguiendo la pista con dirección este encontramos, antes del cruce de la pista  con el arroyo de Puente Ra, y justo en mitad de una curva a la derecha, un amplio camino ascendente que conduce hacia Hoyo Mayor.

Pasado Hoyo Mayor, el camino sigue ascendiendo hasta alcanzar el vértice geodésico que nos señala  la cumbre de Cebollera (2.141 m.).
Desde Cebollera se descenderá por el cordal, dirección oeste, hasta alcanzar el Telégrafo (2.053 m), que se encuentra señalizado con  monolito hecho de piedras.

Con dirección noroeste se divisa el Peñón del Santosonario (2.058 m). El sendero se encuentra bien señalizado y ofrece unas magnificas vistas sobre Hoyo Mayor.
Desde el Santosonario se desciende, dirección norte, por el cordal hasta el collado de Collahornos, en donde se enlaza con un cortafuegos que conduce directamente al arroyo de Puente Ra  en el aparcamiento de vehículos.








ORI

Coordenadas: 42º 59' 22'' N 2º 41' 20'' E Ma pa Editorial Alpina  Roncesvalles - Roncal
Altitud:   2.021 m.

El Ori es el primer pico que supera los 2.000 m. del Pirineo occidental. La panorámica desde su cumbre es sensacional en todas las direcciones.
La cima forma una cresta caliza orientada de norte a sur con un vértice geodésico de primer orden en su punta norte.
Con forma de pirámide, el Ori se levanta por encima de 500 m. sobre las montañas vecinas y ofrece una fantástica vista sobre la Selva de Irati que se extiende a sus pies.

Acceso: Desde Logroño salimos por la autovía de Pamplona, para enlazar con la de los Pirineos hasta la salida de Lumbier. Seguimos por el valle de Salazar hacia Ochagavía, para desviarnos por la carretera que asciende hasta el puerto de Larrau, que será nuestro punto de partida.

Ascensión: Existen varias porsibilidades para ascender al Ori, en esta escogemos la normal que se inicia en el puerto de Larrau, aunque nosotros dejamos los vehículos un poco antes de cruzar el túnel que se encuentra antes del puerto.
Por una ladera herbosa iniciamos el ascenso para enlazar con el camino que viene del lado del puerto, hasta encontrar unas peñas que se ladean por el sur, bordeando el Oritxipia, hasta llegar a la base de la pirámide del Ori. Por una fuerte pendiente se alcanza la cima.
Cabe la posibilidad de dirigirse, desde el pie de la pirámide hasta un collado herboso y ascender por esta loma.





TRAVESÍA VENTA DE PIQUERAS - PANTANO DE PAJARES



Iniciamos la marcha en La Venta de Piqueras  (+/- 1.400 m.),  por detrás del crucero, donde una cómoda senda entre pinos y hayas nos conduce hasta el puerto de Piqueras a 1.786 m. de altitud.

Desde el puerto el camino continua ascendiendo junto a una valla hasta alcanzar la cumbre del Cabezo de Piqueras a 1.931 m.

Desde el Cabezo, se desciende por un camino bien marcado hacia el Alto de la Zorrezuela, en donde se enlaza con una pista cortafuegos con dirección al Monte El Hoyo.

Siguiendo esta pista con magníficas vistas sobre el pantano, la Mesa de Cabollera y el collado de La Cola, se encuentra una desviación a la derecha que desciende hacia el pantano en la confluencia del cruce de San Andrés.

Desde la cumbre del Cabezo se obtiene una magnifica panorámica sobre Cameros, pudiendo ver el macizo del Moncayo.