DERECHOS DE AUTOR

Todos los textos,fotografías,topografías,dibujos, etc. publicados en este Blog, son propiedad de los autores y no se permite ningún tipo de reproducción, copia o publicación total o parcial de los mismos por ningún medio gráfico o informático sin el permiso escrito del autor o autores, siendo de aplicación lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril sobre la Propiedad Intelectual.

MEDICINA DEPORTIVA

Actas del Vi Congreso Español de Espeleología. La Coruña, 10, 11 y 12 de Octubre de 1992.______
La Muerte Súbita en Espeleología.
Martínez Florez, J. y Diez Ripolles, P. (*)

RESUMEN

La muerte acaecida durante la práctica del deporte resulta un hecho que día a día va tomando una mayor relevancia. El masivo y relativamente reciente aporte de población que se relaciona con el hecho deportivo, básicamente cubriendo un aspecto lúdico y no profesional, ha convertido el fenómeno de la "muerte súbita" en algo con lo que los profesionales de la Medicina hemos de enfrentarnos. Sin entrar de momento en clasificaciones complejas y en definiciones rigurosas, hemos de contemplar dicha muerte súbita como toda aquella muerte que ocurre en plazo de minutos después de iniciarse la causa de la misma, durante la primera hora o durante las veinticuatro horas siguientes a la crisis. Bajo esta denominación genérica no sólo vamos a incluir las muertes ocurridas en la actividad deportiva y secundarias a la preexistencia de una cardiópata compleja, sino que queremos también contemplar aquellas otras que ocurren tras un accidente traumático producido por una deficiencia física temporal, por una deficiente formación técnica y/o física o por un proceso de adaptación defectuoso a condiciones ambientales variables.

En esta comunicación pretendemos defender la hipótesis de que al menos un noventa por ciento de las muertes súbitas deportivas, y tal vez de los accidentes no mortales ocurridos, son consecuencia de una "mala gestión sanitaria" del hecho deportivo. Estimamos que la actividad deportiva está indisolublemente asociada a la correcta atención sanitaria; entendiendo como correcta "atención sanitaria" la que realiza una planificación integral del hecho deportivo. Desgraciadamente, en nuestro País, la atención sanitaria que se dispensa es exclusivamente la asistencial, sin contemplar aspectos preventivos, formativos o post-deportivos. Se cubren los aspectos burocráticos del proceso exigiendo "certificados médicos de complacencia" que en algunas ocasiones se rellenan sin tan siquiera conocer al futuro deportista.

Bajo nuestro punto de vista resulta imprescindible modificar esta práctica errónea y establecer un sistema integral de atención al deporte que cubra los aspectos preventivos, asistenciales y rehabilitadores de protección a los deportistas y que impida los actuales resultados y las prácticas deportivas desproporcionadas con el estado físico o técnico y que conducen a episodios de desenlace mortal que todos conocemos en nuestra experiencia espeleológica.
INTRODUCCIÓN

Desde la muerte súbita de Fidipedes, acontecida según la historia en el 490 a. J.C. cuando regresó a Atenas, corriendo, para notificar a sus conciudadanos el triunfo que las armas griegas habían alcanzado en las llanuras de Maratón, y uno de los primeros ejemplos mencionados, ha habido que esperar hasta 1707 para obtener el primer informe clínico-patológico objetivo. En dicho año, Lancisi descubrió un brote epidémico de muerte súbita acontenido en Roma en 1705.

A partir de entonces, el problema de la muerte súbita e inesperada ha sido un frecuente tema de investigación. Numerosos artículos se han dedicado a la incidencia, a la anatomía patológica y al estudio de ciertos factores de riesgo bioquímicos y psicosociales. Simultáneamente, numerosas comisiones de trabajo han intentado lograr un consenso sobre la difinicion de dicho evento. A despecho de todas esas reuniones, no hay todavía ninguna definición apropiada, y es improbable que pueda proporcionarse una definición completamente aceptable para la mayoría de los investigadores.
(*) G.E. Cameros. Logroño.



Dejando a un lado discusiones improductivas y buscando un "lugar común" que nos permita referirnos a este tema, llamaremos "muerte súbita" a la que ocurre en el plazo de minutos después de iniciarse la causa de la misma, durante la primera hora o durante las veinticuatro horas siguientes a la crisis. Sea cual fuere la definición y la terminología que se emplee, lo cierto es que resulta mucho mas útil considerar los problemas relacionados con la muerte súbita, sus características y los criterios que hemos de usar para clasificar la causa y la brusquedad de la muerte.

Me resta aun establecer una consideración preliminar. Como medico de una Federación de Espeleología, y aun a riesgo de separarme en exceso de la ortodoxia medica, he de contemplar una serie de fallecimientos inexplicables, ocurridos en el curso de exploraciones o estancias subterráneas, a los que no se puede directamente relacionar con falta de experiencia o con materiales defectuosos y a los que tampoco se puede achacar una patología orgánica preexistente, que se derivan de accidentes y en los cuales los traumatismos son la causa directa del fallecimiento, aunque la causa indirecta pudieran ser estados cardiorespiratorios de brusca aparición o de desarrollo progresivo.

El objetivo que me he propuesto es el de demostrar que existen muchas causas de muerte súbita, que la muerte súbita es un factor que es preciso tener en cuenta en la valoración medica de la actividad deportiva (y por tanto de la espeleología), que en la actualidad la nula aplicación de la Medicina del Deporte en nuestro Pais es causa directa de un porcentaje elevado de dichos acontecimientos, y que, a nuestro juicio, resulta imprescindible el modificar en este sentido las actuales programaciones deportivas y la lista de requerimientos precisos para la practica programada del deporte.
LA MUERTE SÚBITA COMO ENTIDAD PATOLÓGICA

Nos encontramos ante un resultado mas que ante una enfermedad concreta. El elemento común consiste en el hecho de que en un momento no determinado, y en la mayoría de las ocasiones imposible de predecir, se produce una muerte inesperada y relativamente rápida y que en aproximadamente un noventa por ciento de los casos se relaciona con la practica de ejercicio físico. Aunque imposible de predecir, también es cierto que en la mayoría de los casos puede existir una patología orgánica de base que se puede detectar con relativa facilidad y cuya clasificación podría servir de base para el establecimiento de un cuadro de contraindicaciones absolutas y relativas para la practica de la actividad deportiva.

Siguiendo el esquema presentado por William Roberts en el Simposium Internacional sobre Cardiopatia Isquémica celebrado en Granada (España) en 1986 y cuya propuesta reproducimos en la Tabla I, observamos que el fenómeno de la muerte súbita se encuentra indisolublemente asociado al fracaso de la función cardiaca. Cierto es que existen algunas causas que Roberts denomina "no cardiacas", clasificadas en vasculares y no vasculares, pero su importancia de presentación resulta muy escasa.
MUERTE SÚBITA:
I. CAUSAS CARDIACAS
1. Coronarias.
1. Aterosclerotica                   2. No aterosclerotica.


1. Siní.A.M.
2. Con I. A. M.
3. Tras Bypass
4. Post resucitación paro cardiaco

1. Disección aislada
2. Embolismo
3. Anomalia congenica Arterias Coronarias
1. Origen anómalo
2. Hipoplasia


tracto salida Vent. dcho.
3. Insuf. Aórtica
4. Prolapso mitral
5. Estenosis mitral
6. Insuf. mitral
7. Enf. de Ebsetein
8. Endoc. Bacteriana 5.
9. Protesis valvular
2. No coronarias.
1. Valvulopatias 1. Obstrucción tracto salida Vent. izqdo.


2. Miocardiopatias          3. Congeni tas
1. Idiopaticas                    1. Cianoticas
1. Obstructivas                  1. Fallot
2. Acianoticas
2. Dilatadas              2. T.G.V.
2. Secundarias
1. Sarcoidosis 2. Amiloidosis 3. Calcio 4. Neoplasica 5. Miocarditis 6. Dieta

1. C.I.V. 2. P.C.A.



3. Enfermedades del Pericardio.
II.CAUSAS DE ORIGEN ULTIMO POSIBLEMENTE CARDIACO
1. Muertes inexplicadas                                  2. Origen traumático


2. No vascular
U!. NO CARDIACAS
1. Vascular
1. Disección o ruptura
1. Aorta
2. Pulmonar
3. Intracerebral
2. Embolismo: A.P.
3. Ruptura seno Valsalva
4. H.A.P. primitiva
William Roberts
Simp. ínter. Cardiop. Isquémica
Granada 1986.
De las muertes súbitas de origen cardiaco, naturalmente, la coronaria es la mas frecuente, y de las causas coronarias, la aterosclerosis es la mas importante. De las causas que no tienen implicación coronaria la cardiopatia valvular es la causa mas frecuente, y dentro de ellas las que afectan al tracto de salida de ventrículo izquierdo. También las miocardiopatias revisten un interés especial; tanto la miocardiopatia hipertrófica, que es la mas común y que reviste una importancia trascendental en el caso de los deportistas, como las formas dilatadas. Dentro del conjunto de las cardiopatias congenitas existen algunas tan frecuentes, relativamente, como la Comunicación Interventricular o la Persistencia del Conducto arterioso (estadisticamente las mas significativas) o la Transposición de Grandes Vasos, aunque esta ultima no resulta significativa en el caso que nos ocupa ya que produce una rica sintomatologia basal que impide la practica deportiva.
Dejando a un lado la amplisima bibliografía existente sobre la muerte súbita en pacientes coronarios y en individuos supuestamente sanos pertenecientes a población no deportista, vamos a ocuparnos de artículos aparecidos en la bibliografía internacional y que se refieren a casos o a estudios de deportistas que sufrieron muerte súbita.
El primer apunte se refiere a un estudio realizado por Waller y Roberts (Sudden death while running in conditioned runners: coronary disease is the culprit sobre individuos que se dedicaban al "hogging", habiéndolo hecho durante un periodo que oscilaba entre uno y diez años. Ninguno de estos individuos tenia evidencia de isquemia miocardica antes de dedicarse a este deporte, y dos de ellos eran corredores de maratón, pero todos murieron mientras coman. En la necropsia de todos ellos se objetivo la existencia de un estrechamiento grave de tres de las cuatro coronarias principales.
Marón y Roberts estudiaron una serie de atieran jóvenes, atletas de competición, con edades comprendidas entre los 13 y los 31 años (Suddem death in young athletes, 1980), todos ellos miembros de un equipo escolar o de un equipo profesional de atletismo. Las causas de muerte en estos 34 pacientes (Tabla II) son las siguientes: la miocardiopatia hipertrófica fue, con mucha diferencia, la mas frecuente; la hipertrofia ventricular izquierda idiopatica como forma de presentación de miocardiopatia hipertrófica fue la segunda causa mas común. En contraste con la serie citada anteriormente, tan solo tres de estos treinta y cuatro deportistas tenian enfermedad coronaria.
Como podemos observar en estos dos ejemplos la muerte súbita no respeta grupo etario ninguno, y, aun mas, tiene como población de riesgo preferencial a los individuos jóvenes o adultos en época totalmente productiva de la vida. Otro hecho claro en todos los estudios consiste en que dentro del listado de patologias asociadas a la muerte súbita, todas ellas causantes de un determinado porcentaje de las mismas, las coronariopatias, las valvulopatias y las ciocardiopatias hipertróficas representan el porcentaje fundamental.
Dejando a un lado la teoría vamos ahora a intentar aplicar estos conocimientos a la situación que nos ocupa. Desgraciadamente, nuestro Pais sufre un retraso importante en todo aquello relacionado con la Medicina del Deporte y son relativamente escasos los trabajos protocolizados realizados. Por otra parte, la espeleología es un deporte minoritario y cuya repercusión económica es relativamente escasa, lo que motiva el hecho de que la investigación en este campo no interesa a las autoridades y no se encuentra en modo alguno subvencionada. Como elementos característicos de esta disciplina deportiva hemos de citar los siguientes:



1. Población.

Al tratarse de una disciplina "no competitiva" y que reúne una gran serie de atractivos paraespeleologicos (arqueología, geología, paleontología, etc.) no existe prácticamente limitación de edad o sexo y prácticamente toda la población es susceptible de verse atraída por dicho deporte. Este hecho conlleva una serie de ventajas (actividad ludica, no competitiva) y una serie de inconvenientes (edad, falta de entrenamiento, falta de controles médicos, etc.)
2. El medio ambiente.

Al tratarse de un medio ambiente diferenciado del habitual, la practica de la espeleología requiere un permanente proceso de adaptación biológica, aun en condiciones básales, que precisa de una integridad total de los mecanismos de adaptación biológica.
3. La practica deportiva.
La espeleología es un deporte de larga duración, es decir, sus practicantes habituales lo son durante largos periodos de tiempo y provocan esfuerzos básicamente aerobios que a lo largo del tiempo son los principales productores de un fenómeno de hipertrofia cardiaca. Si esto va unido al hecho de que, habitualmente, la espeleología es un deporte de "fin de semana", la no practica habitual de deporte durante la semana laboral es un casi seguro productor de aterosclerosis coronaria.
4. El ambiente psicosocial del deportista.
Habitualmente, el espeleólogo es un individuo cuya edad oscila entre los veinte y los cincuenta años, que se encuentra en la fase mas productiva, cuya vida se desenvuelve con relativa comodidad en el ámbito de las sociedades urbanas, que sufre un relativo nivel de sedentariedad, con un exceso de alimentación y con una falta endémica de ejercicio físico durante la semana laboral y que durante el fin de semana acude a practicar su deporte con un nivel mas que discutible de entrenamiento óptimo.
Junto a este hecho es preciso remarcar que la espeleología precisa, en ocasiones, de explosiones de potencia física para las que es preciso encontrarse entrenado, y periodos de intensa actividad aerobica continuada que agotan rápidamente los recursos energéticos de un corazón no entrenado.
Estudiando ahora los escasos datos que disponemos sobre estudios realizados en nuestro pais y en los vecinos, vamos a citar unos datos proporcionados por D. Juan Armendariz en un Curso de Espeleosocorro celebrado en La Rioja (Enero 1991) y tomados de un trabajo sobre el Espeleosocorro francés realizado por Jordi Lloret Prieto y Néstor Tallada. Las causas de intervención del Grupo de Socorro fueron las siguientes:

Causa                                  Porcentaje
Caidas.......................                          28.1
Bloqueamientos ...............                24.3
Crecidas.....................                        19.0
Desprendimientos .............               7.2
Hipotermia. Agotamiento ......           6.7


Inmersión. Accidente en sifón.         5.3
Falsa alerta .................                      5.3
Diversos.....................                         14.9
Desconocidos.................                    3.2
Dentro de esta estadística francesa me gustaría remarcar los siguientes datos: en el conjunto de caidas se cita un 32.3 por ciento de faltas humanas (sin especificar), un 5.9 % de "torpeza", un 22.1% de "diversos" y un 23.6 % de "sin precisar". En el conjunto que viene definido como "Agotamiento-Hipotermia" se amplian los siguientes datos: 
Factor agua ............................. 26.3%
   Factor equipo, entrenamiento,
 alimento ..-.................................  13.1% 
Diversos ..............................           7.8%
Causas desconocidas ................  44.7%
El análisis pormenorizado de los datos individuales citados deja demasiados elementos en los que los materiales utilizados no parecen intervenir en los accidentes, en que la experiencia de los accidentados parece importante y en que las condiciones de practica no parecen conflictivas.
Citando ahora un trabajo elaborado (en prensa) por D. Diego Dulanto y referido a los accidentes-incidentes ocurridos en nuestro Pais y reflejados en los distintos medios de prensa publica y que recoge los resultados de 58 accidentes que afectaron a 141 espeleólogos durante un periodo de tiempo de aproximadamente diez años, observamos lo siguiente:
Causa                           Fallecidos
Caida..................................               7
Desprendimiento ...................          1
Inmersión. Ahogado ..............          7
Inhalación gases tóxicos .........         1
Extenuación. Desconocido ......         6
Infarto Agudo de miocardio .....        1
Esta estadística resulta evidentemente sesgada, y nos faltan numerosos datos para hacerla fiable, pero nos motiva para solicitar a los organismos de Protección Civil y muy especialmente a nuestra Federación facilidades para trabajar en la investigación sobre este campo.
CONCLUSIONES
Tras esta desordenada relación de datos, queremos dejar en la mente de este asamblea las siguientes consideraciones finales:
1. La espeleología resulta un deporte que presenta unos beneficios importantes no solo en la programación de actividades ludicas para la población general, sino que se vuelve interesante a la hora de practicar rehabilitación de pacientes cardiacos.


2. La población actual que practica este deporte se encuentra claramente situada en los niveles de alto riesgo de muerte súbita, no solo por su pertenencia a grupos etarios determinados sino por la ausencia absoluta de controles médicos previos y de educación sanitaria especifica.
3. Los organismos directivos de las Federaciones no cubren de forma adecuada los requerimientos precisos, desde el punto de vista sanitario; sea por falta de disponibilidad legal y/o económica, sea por desconocimiento de las acciones deseables. La creación y puesta en marcha de la C.O.M.E.D. puede ser tal vez el inicio de la puesta en marcha de soluciones parciales.
4. A nuestro juicio, el reconocimiento medico "eficaz" debiera ser obligatorio para conseguir la licencia federativa correspondiente.
BIBLIOGRAFÍA
BROUSTET, J.P. (1980). Cardiología deportiva. Ed. Toray Masson, S.A. Barcelona.
ELLESTEAD, M.H. (1988). Medicina Deportiva y rehabilitación. En Pruebas de Esfuerzo, pp. 360-370. Ed. Consulta. Barcelona.
GARCÍA, M.A. (1990). Ejercicio y muerte súbita. Actas Jornadas Nacionales de Medicina del Deporte. Ejercicio Fisico y Medicina del Deporte. León.
HURST, J.W. et alls (1988). El Corazón. Sexta Edición. Vol. 2. Ed. Interamericana McGraw-Hill. pp. 1557-1562.
KULLER, L.K. (1982). Muerte súbita. Definición y consideraciones epidemiológicas. En Progresos en las enfermedades cardiovasculares. Ed. Cientifico-medica. Barcelona, pp. 1-13.
LUCKSTEAD, E.F. (1982). Muerte súbita en los deportes. En Clinicas Pediátricas de Norteamérica. Medicina del Deporte. Vol. VI. Ed. Interamericana. pp. 1333- 1340.
MARÓN, B., ROBERTS. W., MCALLISTER, H. et AL. (1980). Sudden death in young athletes. Circulation62:218.
ROBERTS, W.C. (1986). Muerte súbita: Incidencia y anatomia patológica. En Actas Simposium Internacional de Cardiopatia Isquémica, Sección de Cardiopatia Isquémica y Unidades Coronarias de la S.E.C. Granada, 1986. pp. 231-256.
WALLER BF, ROBERTS W. (1980). Sudden death while running in conditioned runnersrcoronary disease is the culpirit (abst.). Am.J. Cardiol. 45:423.
WALLER BF. (1989). ¿Cual es la causa de la muerte súbita cardiaca en atletas?. CVR and R. pp. 44-54.
WALLER BF. (1989). Muerte súbita relacionada con el ejercicio. Jano 2-8 Jun. 1989 Vol 26 num. 866. pp. 61-63.








Modificaciones de patrones biológicos
 tras permanencia prolongada en aguas subterráneas
Belarra Gorochategui, E.; Diez Ripollés, Pilar; Lapuerta Irigoyen, L. y Martínez Flórez, Julio
(La Rioja)
Resum
Aquest treball introdueix el tema de les variacions fisiológiques cardiovascular produi'des en el curs d'exploracions subterránies que comportin una permanencia prolongada en aigua subterránia. Introdu'ím un conjunt d'espeleólegs en cavitats amb cursos d'aigua.
Després d'una permanencia mitjana de 81,42 minuts (D.S. 8,99 minuts) sense práctica associada d'esforcos agonístics, es constata la presencia d'un increment de la capacitat ventilatória forjada i d'augments signifícatius de la pressió arterial sistólica i diastólica que, en un cas, es transforma en situació de crisi hipertensiva que obliga a la interrupció de l'estudi per al citat individu (200/120 mmHg).
Amb aquests resultáis considerem que hi ha arguments suficients per a establir la hipótesi que la permanencia en aigües subterránies suposa un factor de risc per a la práctica espeleológica, i que la realització d' aquest tipus d' activitats en individus que presentin alteracions deis sistemes d'adaptado cardiovascular pot conduir a qué es produeixin accidents que, ates el nivell de risc d'aquesta especialitat esportiva, poden transformar-se en moríais.
Resumen
Este trabajo introduce el tema de las variaciones fisiológicas cardiovasculares producidas en el curso de exploración subterránea que incluya permanencia prolongada en agua subterránea. Introducimos un conjunto de espeleólogos en cavidades con cursos de agua.
Tras una permanencia media de 81,42 (D.S. 8.99 minutos) sin práctica asociada de esfuerzos agonísticos se objetiva la presencia de un incremento de la capacidad ventiladora forzada y de aumentos significativos de la tensión arterial sistolica y diastolica que en un caso se transforma en siluación de crisis hiperlensiva que obliga a la interrupción del estudio para el citado individuo (200/120 mmHg).
Con estos resultados consideramos que existen argumentos suficientes para establecer la hipótesis de que la permanencia en aguas subterráneas supone un factor de riesgo para la práctica de la espeleológica y que la realización de este tipo de actividades en individuos que presenten alteraciones de los sistemas de adaptación cardiovascular pueden conducir a la presentación de accidentes que dado el nivel de riesgo de esta especialidad deportiva pueden transformarse en mortales.
Summary
This work tackles the subject of cardiovascular physiologic variations produced during underground explorations involving long stays in underground waters. A group of cavers are analysed in caves with water courses.
After an average stay of 81,42 minutes (8,99 minutes) with no practice associed to agonistic effort, forced ventilating capacity and systolic and diastolic blood pressure increase. In one case, it resulls in an hypertensive crisis which compels to interrupt the study for the individual at issue (200/120 mmHg).
In view of the results we consider that mere is evidence enough to formúlate the hypothesis that stays in underground waters are a risk factor in the practice of caving. For individuáis with alleralions in their systems of cardiovascular adaptation to undertake this activity may lead to accidents thal, considering Ihe risk associed wilh this sport, can become
deadly.                                                                                                                                        ,
 Introducción

La práctica de la espeleología deportiva implica en numerosas ocasiones la necesidad de una permanencia puntual o prolongada en aguas subterráneas y dicha situación activa la puesta en funcionamiento de mecanismos de contrarregulación de una serie de constantes biológicas que nos permiten realizar la adaptación de nuestro medio interno a las cambiantes condiciones del medio ambiente exterior, a la vez que posibilitan una redistribución del sistema cardiorespiratorio que permite el envío de oxigeno y nutrientes a las diferentes células y sistemas del organismo. Basándonos en esta concepción teórica creemos interesante establecer modelos de control que nos permitan conocer la fisiología de estos cambios y su trascendencia sobre el desarrollo de una actividad deportiva que clasificada como de alto riesgo incluye ineludiblemente la constante activación de estos sistemas de contrarregulación por la presencia de permanentes cambios de las características del medio ambiente exterior.
Material y métodos
Hemos sometido a siete espeleólogos pertenecientes al Grupo Espeleológico Cameros a una permanencia prolongada en agua subterránea (tiempo medio de estancia 83.3 minutos; D.S.8.16) durante una exploración no agonística en la llamada "Red del Silencio" (Sistema Caballos-Valle, Cantabria), estableciendo como premisa obligatoria la permanencia continuada (durante el tiempo citado) en la citada agua subterránea.                                                                                           
La entrada de los espeleólogos a la citada cavidad venía precedida por la realización de una exploración médica en la que se incluía la obtención de la Capacidad ventilatoria forzada (FVC), de las tensiones arteriales sistólica (P.A.S.) y diastólica (P.A.D.), de la frecuencia cardíaca basal (F.C.) y la realización de una oscilometria y registro doppler arterial de arterias periféricas de extremidades inferiores. En este trabajo tan sólo pretendemos exponer los resultados obtenidos en las constantes biológicas simples, dejando para un trabajo posterior el análisis de los resultados obtenidos mediante la oscilometria y el doppler periférico. Los datos relativos a FVC, PAS, PAD y FC vienen expresados en la tabla número 1.
Con posterioridad a los tiempos citados y con salidas programadas de forma progresiva han sido realizadas las mismas exploraciones, cuyos resultados se exponen también en la citada tabla 1. Distribución de casos.

Tabla número 1
Clave

02

04

05

06

07

08

03

FVC bas

710

633

676

480

506

603

298

TAS bas

120

130

146

116

160

160

110

TAD bas

62

82

80

48

100

98

70  -

FC bas 80

76

76

96

80

100

112



FVC fin

743

653

650

580

496

636

260

TAS fin

120

120

140

140

144

200

116

TAD fin

60

92

92

60

102

120

90

FC fin 76

96

80

100

88

100

96



Tiempo

80

85

95

90

75

75

70  
La capacidad ventilatoria (vital) forzada corresponde en este trabajo al llamado "flujo máximo" o "pico de flujo espiratorio" y corresponde al flujo máximo durante 10 milisegundos, obtenido en la maniobra de espiración forzada. Ha sido obtenido con un espirómetro sencillo de tipo Vitalgraph. Los registros de tensión arterial han sido obtenidos con la ayuda de un esfigmomanometro de columna de mercurio y su medición se realiza en milímetros de mercurio.
Resultados globales. N= 7
Concepto

Inicial

Final

Significación

F.V.C P.A.S. P.A.D. F.C.

558.3 D.S. 141.9 134.5 D.S. 20.8 77.14 D.S. 18.7 88.5    D.S. 14.1

574.2 D.S. 157.7 140    D.S. 28.84 88    D.S. 21.6 90.8 D.S. 9.7

N.S. N.S. S*parap<0.20
N.S.


Discusión
El análisis de los resultados grupales se aparta un poco de lo esperado. Considerando como pertenecientes a dos grupos diferenciados los resultados obtenidos antes de la entrada y después de la salida objetivamos la existencia de escasas diferencias entre las constantes obtenidas. No hemos hallado diferencias estadísticamente significativas, mediante la obtención de la T de Student, para la capacidad ventilatoria forzada, ni para la tensión arterial sistólica, ni para la frecuencia cardíaca. Y si hemos hallado una mínima diferencia significativa, para una p de significación inferior a 0.20, en el estudio de la tensión arterial diastólica.
Sin embargo, el estudio de los datos individuales nos permite diferenciar a un individuo (clave 08) que inicia la prueba con cifras de hipertensión arterial (160/98 mmHg) y que finaliza con una crisis sintomática hipertensiva (200/120 mmHg). También cabe destacar la presencia de otro individuo con registros hipertensivos iniciales (07,160/100 mmHg) que muestra un ligero aumento de su tensión diastólica.
Desde el punto de vista objetivo podemos presuponer que la permanencia prolongada en aguas subterráneas, al menos tras periodos de tiempo no superiores a los 120 minutos, no provoca modificaciones significativas de los patrones ventilatorios forzados, ni de la frecuencia cardíaca, ni de la tensión arterial sistólica en las poblaciones sin enfermedad circulatoria preexistente. Por el contrario se objetiva la existencia de una diferenciación escasamente significativa con relación a la tensión arterial diastólica, tal vez manipulada por la presencia de un individuo hipertenso franco. También resulta posible afirmar que tal vez existan diferencias estadísticamente significativas respecto a las tensiones arteriales sistólica y diastólica en los casos en los que exista patología circulatoria preexistente, como parece demostrarse en el estudio de los datos relativos al individuo 08.
Desde el punto de vista metodológico parece desprenderse de estos resultados preliminares el hecho de que la planificación de este estudio ha de ser revisada en el sentido de crear subgrupos de estudio en el que se diferencien claramente los individuos con patología preexistente de los individuos aparentemente sanos, y además creemos preciso realizar las citadas investigaciones sobre dos grupos control (sanos-hipertensos) que realicen actividad similar a la de los grupos citados pero que se encuentren en situación de ausencia de agua subterránea.
Conclusiones
La realización de este trabajo preliminar nos ha permitido extraer los siguientes resultados:
1. En poblaciones sanas no parece apreciarse modificación de los patrones biológicos citados tras la permanencia continuada en aguas subterráneas, durante plazos temporales que no excedan los 120 minutos de duración. Se aprecia la presencia de una tendencia escasamente significativa a la elevación de la tensión arterial diastólica que no parece representar peligros potenciales significativos.
2. En poblaciones con patología circulatoria preexistente, conocida o no, parece evidenciarse la existencia de una elevación tensional sistólica y diastólica, tras la permanencia continuada en agua durante plazos inferiores a las dos horas, que puede suponer un riesgo importante de morbi-mortalidad.
3. La programación de este trabajo ha resultado insuficiente al no contemplar las diferentes características propias de la respuesta en las poblaciones sanas y en las que presentan patología preexistente. Asimismo se evidencia la necesidad de establecer la comparación con grupos control que realicen las mismas actividades pero no estén sometidas al influjo de la permanencia en agua.






Bibliografía
Martínez-González Moro, L; Santonja Medina, F; Sánchez Gascón, F;1994;
La espirometría forzada en Medicina del Deporte. Archivos de Medicina del Deporte Vol XI Núm. 44. 377-382. Pamplona. España.







Valoración funcional en laboratorio del espeleólogo
Belarra Gorochategui, E.; Diez Ripollés, Pilar; Lapuerta Irigoyen, L. y Martínez Flórez, Julio Grupo de Espeleología Cameros (La Rioja)
Resum
En aquest treball s'analitza la resposta fisiológica de la freqüéncia cardíaca i de la pressió arterial sistólica a la realització d' un protocol únic en individus que practiquen aquest esport. S' utilitza un protocol de cicloergometria consistent en la realització de series d'esforg amb velocitat prefixada i cárregues creixents. Com a referencia hem emprat les series presentades per Asensi Dolz i Cois.
Podem observar Thomogeneitat deis patrons morfológics de les corbes resultants. Malgrat l'elecció d'espeleólegs que practiquen esport de manera habitual i continuada, crida l'atenció l'existéncia de grans variacions en la capacitat de rendiment. Només un 37,5% deis individus de la mostra van finalitzar el conjunt de les cinc series d'esforgos proposades. Arnés, es va constatar la superado de la freqüéncia cardíaca teórica máxima només en un 50% deis individus i del 95% de laFCteormáx en un 37,5%.
Cal destacar l'existéncia d'un increment desigual dels valors de freqüéncia cardíaca i de tensió arterial sistólica. Aixó demostra una preparacio física deficient, la qual comporta Tapando de reaccions vagáis invalidants (12,5%) que obliguen a interrompre l'esforc.. Aquest es un fet  important en un esport en qué rapando d'una circumstáncia invalidant puntual pot donar lloc a un accident.
Resumen
En este trabajo se analiza la respuesta fisiológica de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial sistólica a la realización de un protocolo único en individuos que practican este deporte. Se utiliza un protocolo de cicloergometria consistente en la realización de series de esfuerzo con velocidad prefijada y cargas crecientes. Como referencia hemos usado las series presentadas por Asensi Dolz i Cois.
Podemos observar la homogeneidad de los patrones morfológicos de las curvas resultantes. A pesar de la elección de espeleólogos cuya práctica deportiva resulta habitual y continuada, llama la atención la existencia de grandes variaciones en la capacidad de rendimiento, habiendo finalizado el conjunto de las cinco series de esfuerzo propuestas tan sólo el 37,5% de los individuos de la muestra. Asimismo, se objetiva superación de la frecuencia cardíaca teórica máxima únicamente en un cincuenta por ciento de los individuos y del 95 por ciento de la FCteormáx en un 37,5 por ciento.
Cabe destacar la existencia de un incremento desigual de los valores de frecuencia cardiaca y de tensión arterial sistólica que demuestra la presencia de una deficiente preparación física que conduce a la aparición de reacciones vagales invalidantes (12,5%) que obligan a la interrupción del esfuerzo. Este hecho presenta importancia en un deporte en el que la aparición de una circunstancia invalidante puntual puede conducir a la presentación de un accidente.
Summary
This work analyses the physiologic reaction (cardiac frequency, systolic blood pressure) to a medical record in individuáis that practise this sport. A record of cycloergometry is used. It consists in two series of efforts carried out at a fixed speed and increasing loads. The series presented by Asensi, Dolz and col. have been taken as a reference.
An homogeneity can be observed in the morphological patterns of the resulting curves. Despite of the selection of cavers who practive sports in a usual and continuated way, there are surprisingly large variations in the performance. Only 37% of the individuáis finished the 5 series of efforts. Besides, in 50% of the individuáis the theoretical maximal cardiac frequency (CFtheonnax) is exceeded and 95% of the CFtheormax in a 37,5%.
A remarkable feature are the differential increases of the cardiac frequency and the systolic blood pressure in indivuduals with a deficient physical preparation. This produces invalidating reactions of the vagus nerve (12,5%) which compel to interrupt the effort. This is an important fact in a sport in which the occurrence of an occasional invalidating circumstance may result in an accident.



Introducción
Si el estudio de la respuesta fisiológica resulta importante para la programación de la práctica deportiva convencional, en el caso de la espeleología se convierte en una necesidad trascendental. Bajo el prisma de la asistencia médica al espeleólogo se transforma en importante no sólo el comprobar la integridad de dicho conjunto cardio-respiratorio, sino también la necesidad de asegurar el correcto funcionamiento de dicho sistema en condiciones de máxima actividad física. La sobrecarga física constituye sin duda la prueba funcional más efectiva para investigar el comportamiento de dicha circulación. La omisión de exploraciones bajo sobrecarga por indolencia o por miedo a un riesgo sólo significa, en último término, que el espeleólogo se enfrenta a la realización de su deporte expuesto a un riesgo mucho mayor.
Bajo este punto de vista las indicaciones que justificarían la realización de pruebas de sobrecarga o ergometrias a los practicantes de la espeleología deportiva serían las de valorar la capacidad de rendimiento físico, la objetivación de los efectos de un entrenamiento o el descubrimiento de sintonías latentes que sólo se manifiestan bajo la sobrecarga y que indican la presencia de una enfermedad subclínica.
Material y métodos
Los tests de esfuerzo, único aspecto del seguimiento realizado que analizaremos en el presente trabajo, tuvieron lugar a instancias del director médico del Grupo Espeleológico Cameros (La Rioja) y sobre espeleólogos experimentados que pertenecían al citado grupo. Las pruebas físicas fueron realizadas en el laboratorio de cardiología (Dr. Martínez Flórez) con la ayuda de una bicicleta ergométrica dotada de control de velocidad en revoluciones por minuto y resistencia de pedaleo medida en watios. El estudio y control de la frecuencia cardíaca fue realizado con un electrocardiógrafo tricanal con monitor incorporado y análisis computerizado de resultados. Los controles de tensión arterial han sido realizados siempre por el mismo investigador que ha utilizado esfigmomanometros de columna de mercurio debidamente contrastados.
Hemos empleado un protocolo, derivado del de Astrand, consistente en la realización de series de esfuerzo de tres minutos de duración, con velocidad prefijada (50 r.p.m.), y con cargas crecientes de cincuenta watios por serie, partiendo de una carga inicial de cincuenta watios. Tras la recogida de datos básales se ha obtenido registros electrocardiográficos y control de tensión arterial y frecuencia cardíaca en el final de cada serie de esfuerzo. Los datos obtenidos han sido comparados con los presentados por Asensi Dolz y Cois en "Adaptación cardiovascular al esfuerzo".
La muestra estudiada ha incluido a un conjunto de ocho individuos (6 del sexo masculino y 2 del femenino) con una edad media de 30.1 años (D.S. 8.59), un peso medio de 66.9 kilogramos (D.S. 9.39) y una talla media de 170.32 centímetros (D.S. 8.12).
Resultados
El grupo femenino, subgrupo 21-25 años, está constituido por dos individuos con edad media de 23 años que han realizado un total de tres series (9 minutos), superando en ambos casos la frecuencia cardíaca submáxima del 85 % y que presentan curvas de incremento de frecuencia cardíaca muy similares a las mostradas por el grupo de referencia. Los niveles aparentemente inferiores de frecuencia mostrados por la serie de referencia son atribuibles a la diferencia de protocolo utilizado y al establecer los factores de correlación entre ambos protocolos no presentan diferencias significativas. Las curvas de incremento de Tensión arterial sistólica si muestran por el contrario elementos diferenciales. En el grupo de referencia el ascenso de la tensión sistólica responde a un patrón homogéneo que contrasta con el déficit mostrado por los individuos de nuestra muestra y con el descenso que sufre el segundo individuo en el final de la tercera serie. El análisis de ambos grupos de resultados nos presenta a unos espeleólogos cuyo nivel de entrenamiento resulta homogéneo entre ambos, pero claramente deficitario al conseguir un ascenso de su doble producto gracias al incremento casi exclusivo de su aumento de frecuencia y sin participación de su tensión arterial. En cualquier caso, no se detecta patología en el sistema cardiorespiratorio. Distribución de Frecuencia cardíaca. Sexo femenino. Grupo etario 21-25 años:















Clave

01

% FC max

03

% FC max

Referencia

% FC max

Edad

21

-

25

-

21-25

-

FC basal

75

37.6

88

47.5

82

41.6

FC I ser.

154

77.3

141

72.3

118

59.8

FC II ser.

183

91.9

179

91.7

133

67.5

FC III ser.       188  '         94.4         220            112.8              152                 77.1

Distribución de Tensión Arterial sistólica. Sexo femenino. Grupo etario 21-25 años:









Clave



01

03

Referencia

Edad



21

25

21-25

T.A.S.

basal

100

100

118

T.A.S.

I serie

110

114

123

T.A.S.

II serie 120     100      131

Dentro del grupo masculino hemos establecido diferentes subgrupos en relación con su pertenencia a distintos grupos etarios. El primero de ellos, formado por los individuos que se encuentran entre los 21 y los 25 años, incluye a un sólo espeleólogo. Ha realizado el total de las cinco series propuestas (15 minutos) y ha mostrado una curva de incremento de su frecuencia cardíaca claramente similar al presentado por la serie de referencia. El ascenso de sus niveles de tensión sistólica ha sido mejor que el presentado por la serie femenina pero se ha caracterizado por la existencia de un fracaso ventricular relativo que ha ocasionado el hundimiento de su tensión en las series cuatro y cinco del protocolo. Esta disparidad de resultados obtenidos para doble producto eléctrico y final es la manifestación de una deficiente preparación física. Tampoco se ha objetivado la existencia de patología cardiorespiratoria.
Distribución de Frecuencia Cardíaca. Sexo masculino. Grupo etario 21-25 años:











Clave

02

% FC teor max

Referencia

% FC teor max

Edad

23

-

21-25

-

FC basal

82

41.6

78

39.5

FC I serie

114

57.8

103

52.2

FC II serie

137

69.5

119

60.4

FC III serie

164

83.2

136

69.03

FC IV serie

192

97.4

160

81.2

FCV serie     201             102.03                       181                    91.8



Distribución de Tensión Arterial sistólica. Sexo masculino. Grupo etario 21-25 años:







Clave

02

Referencia

Edad

23

2 1 - 25

TAS hasal

104

124

TAS I serie

120

129

TAS II serie

138

134

TAS III serie

140

147

TAS IV serie

120

159

TAS V serie      100             166

El subgrupo que incluye a los individuos que presentan edades incluidas entre los 26 y los 30 años está constituido por tres espeleólogos. Dos de ellos (66.6 %) han conseguido realizar las cinco series de las que constaba el protocolo (15 minutos de esfuerzo), mientras que el tercero (33.3 %) tan sólo ha realizado un total de cuatro series (12 minutos). La interrupción en este último caso ha sido debida a la existencia de un relativo fracaso de su tensión arterial sistólica con aparición de sintomatologia vagal. Las curvas de incremento de su frecuencia cardíaca resultan homogéneas con las mostradas por el grupo de referencia, destacando tan sólo el marcado aumento correspondiente al tercer individuo que ha presentado porcentajes de frecuencia teórica máxima superiores al 95 % desde el final de la tercera serie de esfuerzo. No hemos encontrado patología en ninguno de los participantes, pero mientras que el rendimiento de los dos primeros individuos resulta relativamente correcto, el mostrado por el tercero de ellos expresa la existencia de un déficit de preparación física con alteración del doble producto eléctrico-final que se caracteriza por la aparición de sintomatologia vagal que puede ser la causa de un accidente en el curso de una exploración.
Distribución de Frecuencia Cardíaca. Sexo masculino. Grupo etario 25-30 años:



















Clave

04

%FC

05

%FC

06

%FC

Refer.

%FC

Edad

27

-

30

-

30

-

25-30

-

FC Bas

74

38.3

68

35.7

94

49.4

71

36.9

FCI    120

62.1

102

53.6

120

63.1

100

52.1



FCII   126

65.2

130

68.4

136

71.5

115

59.8



FCIII 155

80.3

159

83.6

185

97.3

129

67.1



FCIV 170

88.1

190

100

187

98.4

147

76.5



FCV   187     96.8       220        115.7          -                  -           168            87.5

Distribución de Tensión Arterial sistólica. Sexo masculino. Grupo etario 25-30 años:











Clave

04

05

06

Referencia

Edad

27

30

30

25-30

TAS basal

130

130

130

122

TAS I serie

130

140

140

120

TAS II serie

140

140

160

133

TAS III serie

160

140

140

140

TAS IV serie

140

160

120

153

TAS V serie   160      150       -        165




Hemos creado un subgrupo artificial, dentro del grupo masculino, que integra a dos individuos con edades de 38 y 47 años, a la vez que hemos establecido las correcciones necesarias para presentar los valores correspondientes al conjunto de referencia. Este último subgrupo resulta claramente heterogéneo. Mientras que el primer individuo ha realizado tan sólo dos series de esfuerzo (6 minutos), alcanzando un porcentaje de frecuencia cardíaca del 80 % de teórica máxima en la segunda serie, el segundo individuo ha realizado un total de cuatro series de esfuerzo (12 minutos) mostrando una elevación adecuada de sus niveles de frecuencia cardíaca, aunque la elevación de sus niveles de tensión sistólica han demostrado la presencia de una respuesta hipertensiva franca que se puede traducir en la aparición de un cuadro de crisis hipertensiva que puede poner en riesgo vital al espeleólogo en el curso de una exploración.
Distribución de Frecuencia Cardíaca. Sexo masculino. Grupo etario 35-49 años:















Clave

07

% FC max

08

% FC max

Referencia

% FC max

Edad

38

38

47

47

35-49

35-49

FC basal

65

35.7

85

49.1

84

46.6

FC I ser.

118

64.8

120

69.3

104

57.7

FC II ser.

147

80.7

137

79.1

120

66.6

FC III ser.

-

-

161

96.5

141

78.3

FCIV ser         -                  -            177          102.3              162        '         90



Distribución de Tensión Arterial sistólica. Sexo masculino. Grupo etario 35-49 años:









Clave

07

08

Referencia

Edad

38

47

35 - 49

TAS basal

130

150

127

TAS I serie

140

180

129

TAS II serie

160

190

145

TAS III serie

_

210

157

TAS IV serie    -        220    172
Conclusiones
Resulta evidente que una muestra formada por ocho individuos es insuficiente para establecer conclusiones definitivas, pero si que nos permite establecer hipótesis de trabajo que habrá que continuar en el futuro.
1. La muestra estudiada comprende un individuo (12,5%) con patología cardiovascular presente, que es susceptible de ocasionar un riesgo mortal al individuo en el curso de su actividad y que tan sólo se detecta con la realización de pruebas de sobrecarga. Asimismo se detecta la existencia de un individuo más que muestra sintonías de incompetencia vagal ante frecuencias cardíacas submáximas que también son susceptibles de poner en situación de peligro a una corada. Bajo estos dos puntos de vista el nivel de riesgo de accidentabilidad por patología orgánica supera el 25 por ciento.
2. Las pruebas de sobrecarga constituyen una metodología adecuada para el análisis de los niveles de riesgo por causa orgánica, para la detección de problemas de salud cardiorespiratoria que contraindican o limitan la practica deportiva de la espeleología y para la valoración del rendimiento estimado de los espeleólogos. Asimismo, el protocolo Astrand modificado que hemos utilizado resulta un test poco costoso, accesible, reproducible y eficaz para cumplir las especificaciones propuestas.
3. Los espeleólogos estudiados muestran niveles de preparación física no homogéneos y claramente insuficientes para la práctica de un deporte que ha de ser considerado como de alto riesgo.
4. La metodología propuesta se demuestra como interesante a la hora de dirigir la preparación física de espeleólogos interesados en realizar expediciones de medio o gran tamaño, así como para estimar los niveles de riesgo presentados por un grupo determinado y para establecer las correcciones oportunas.
5. Creemos además que la práctica de pruebas de sobrecarga resulta imprescindible a la hora de otorgar los niveles de aptitud para la practica de la espeleología deportiva; y, en cualquier caso, para cualquier individuo que supere los treinta y cinco años y quiera desarrollar cualquier tipo de actividad deportiva que implique la presencia de episodios agonísticos.